InicioNoticiasÍndiceRevistero por temasSuscripciónEvaluación   Revista de salud laboral para delegadas y delegados de prevención de CC.OO.
ISTASBuscarBúsqueda avanzadaInformaciónContacto
artículo siguiente
artículo anterior
Sumario nº 17
imprimir
Enviar a un compañero/a
Comentar el artículo

Cloruro de vinilo y cáncer en Euskadi. Muertes por cáncer

JESÚS UZKUDUN. Secretario de Salud Laboral CC.OO. de Euskadi.

Son ya 27 los trabajadores de la empresa Atofina, S.A. fallecidos a causa de algún tipo de cáncer en los últimos 15 años, según la información recopilada por Comisiones Obreras. Atofina, ubicada en Hernani y dedicada a la producción de PVC, no sólo niega las muertes por cáncer, también niega los reconocimientos médicos post-ocupacionales a los trabajadores, incumpliendo el protocolo de vigilancia de la salud por exposición a cloruro de vinilo aprobado por el Ministerio de Sanidad.

Hace quince años moría por un cáncer de hígado un concejal de Hernani que trabajaba en la empresa. Desde esa fecha el runrún de las muertes por cáncer entre los trabajadores ha seguido circulando por el pueblo. El paso de camiones con cloruro de vinilo y otras sustancias hacia la empresa era constante y visible. Incluso se habían producido algunos accidentes alarmantes por vuelco de camión, por fugas. Se había impedido la construcción de un almacén junto a estación de RENFE por las protestas sociales de los vecinos alertados ante el riesgo medioambiental y de salud pública que entraña la producción de PVC.

En 1997, la viuda de otro trabajador fallecido por cáncer de páncreas acude a CC.OO. preguntando si podía tener relación con las sustancias cancerígenas empleadas en la empresa. En aquel momento recabamos toda la información científica que relaciona la exposición el cloruro de vinilo y otras sustancias con los cánceres y asimismo pedimos una investigación al Instituto Vasco de Salud Laboral OSALAN. No prosperó: 'sin la colaboración de la empresa es difícil' nos dijeron.

En los últimos meses la situación se ha precipitado. El verano pasado, recibimos la consulta sindical de un analista de laboratorio de la empresa, afiliado a CC.OO. y afectado por una hipoplasia medular. Conseguimos que se le reconociera como enfermedad profesional, a pesar de que el servicio médico de empresa le había remitido al médico de cabecera ocultando el origen laboral de su enfermedad. Además del estudio de las condiciones higiénicas del puesto de trabajo del analista, solicitamos la extensión a otros compañeros que pudieran estar afectados de semejante intoxicación. Paradójicamente en la evaluación de riesgos de la empresa no se mencionaba la exposición a cancerígenos.

CC.OO. solicita una investigación

En febrero solicitamos a la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Gipúzkoa el inicio de una investigación. Obtenemos una respuesta contundente: 'Esto es una bomba, esto es muy serio y lo vamos investigar'. El propio Fiscal Jefe, Sr. Navajas, asume personalmente la investigación.

Desde CC.OO. hemos solicitado que se compruebe si nuestras sospechas sobre la causa de muerte de los trabajadores fallecidos o la existencia de posibles enfermos en antiguos trabajadores de Atofina son ciertas. Hemos advertido que tenemos constancia por parte de los trabajadores de que en ocasiones la empresa ha modificado el proceso productivo en el momento de las visitas de inspección sustituyendo el cloruro de vinilo por agua y reanudando el proceso normal una vez los inspectores abandonaban la fábrica. Finalmente, si los datos confirman la sospecha, pedimos la apertura de un expediente por delito contra la salud de los trabajadores y delito ecológico en la actuación u omisión de los directivos y servicio médico de la empresa Atofina.

No sólo la empresa obstaculiza. Curiosamente ha habido también descoordinación entre el Departamento de Trabajo del Gobierno Vasco (gestionado por EA) al no tramitar a la Inspección de Trabajo la denuncia registrada desde el verano pasado hasta que en febrero solicitamos el Recargo de Prestaciones. El propio comité de empresa, compuesto por LAB y ELA, salió junto a la empresa contra nuestra iniciativa.

Sin embargo, la cooperación de los trabajadores ha sido determinante. La solicitud de un grupo trabajadores de reciente prejubilación para que les realicen reconocimientos médicos post-ocupacionales ha servido para hacer presión, buscando el apoyo de CC.OO. Toda esta colaboración no viene de casualidad, el trabajo que estamos desarrollando para hacer visible lo invisible con el tema de las sorderas, asma,... nos ha hecho ganar credibilidad y autoridad ante la gente.

Cloruro de Vinilo. Un cancerígeno reconocido

AMPARO CASAL

El Cloruro de Vinilo Monómero (CVM) * se utiliza principalmente en la fabricación de plásticos. Hace ya varios años que la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) clasificó a esta sustancia como carcinógeno humano demostrado. Tras unos 20 años de exposición puede provocar el desarrollo de un tumor maligno en el hígado muy específico conocido como angiosarcoma. Durante todo ese tiempo evoluciona silenciosamente sin producir síntomas y sólo se manifiesta fatalmente al final de la enfermedad.

Un estudio de la citada Agencia IARC ** sobre 12.700 trabajadores europeos expuestos al Cloruro de Vinilo Monómero al menos durante un año, entre 1955 y la mitad de los años 90, muestran una relación dosis–respuesta en la producción de angiosarcomas así como la inducción de otros tumores hepáticos diferentes y de cirrosis hepática. Se sospecha además de la posible cancerogenicidad pulmonar. Seis de las 19 fábricas incluidas en el citado estudio europeo eran italianas y las conclusiones de la investigación han sido aportadas como argumento en un juicio penal celebrado en julio de 2000 ante el Tribunal de Venecia. El riesgo medio de contraer cáncer hepático era casi siete veces mayor entre los trabajadores en contacto con el CMV que en los no expuestos, llegando a ser de hasta 28 veces mayor en aquellos con una mayor exposición acumulativa.

El CVM es además irritante para la piel, los ojos y la mucosa respiratoria. También es tóxico para el sistema nervioso central. En todos los casos de intoxicación se observan alteraciones hepáticas. Provoca la llamada 'Enfermedad por cloruro de vinilo' con síntomas neurotóxicos, dedos fríos, pérdida de elasticidad en la piel, pérdida de tejido óseo en los dedos de las manos, alteraciones hepáticas y del bazo, alteraciones genéticas y cáncer. Pueden producirse afecciones cutáneas en pies, cuello, cara y espalda así como en manos y brazos.

El cloruro de vinilo monómero es una sustancia que penetra fácilmente en el organismo a través del sistema respiratorio, desde donde pasa a la circulación sanguínea y de ahí se distribuye a los distintos órganos y tejidos. También se puede absorber a través del sistema digestivo, como contaminante de alimentos y bebidas.

* Enciclopedia de Salud y seguridad en el Trabajo (OIT) vol IV, 254-255.

** Síntesi dello studio IARC sulla coorte europea dei lavoratori del CVM, Epidemiologia e prevencione, 3, 124-126 (2001).

Imprimir imprimir
Enviar a un compañero/a enviar a un compañero/a
Comentar el artículo comentar el artículo
Portada17CONDICIONES DE TRABAJO
artículo siguiente artículo siguiente
artículo anterior artículo anterior
Sumario sumario
Comentarios introducidos
1 | ALONSO DEL RIO | 21/06/2014 14:37:46
muy bueno,yo trabajo en laboratorio pvc cuya materia prima principal es el mvc y nosotros como analistas de laboratorio tenemos contactos con el cloruro de vinilo mediantes los analisis de este.trbajo hace 28 años en el laboratorio y siempre he estado en contacto con cloruro de vinilo,ademas el laboratorio es un area hermetica.por favor quiero mas recomendaciones,ya que la emppresa no cotiza como alto riesgo a pesar de saber que es cancerigeno reconocido por OMS.GRACIAS