AMBIENTES CALUROSOS


¿Cuál es el problema?

Algunos/as trabajadores/as están expuestos/as a temperaturas muy altas que suponen una seria amenaza para su salud.

Otro/as los/as trabajadores/as que sin llegar a estos extremos, estén expuestos a temperaturas más elevadas que las adecuadas a las características de su trabajo, pueden tener que soportar desde simples molestias hasta pérdidas en su salud.

No todo el mundo tiene el mismo nivel de tolerancia al calor. Soportan peor el calor quienes tienen problemas de salud o sobrepeso o abusan del alcohol o no están aclimatados. Para valorar el problema han de tenerse en cuenta estas características individuales.

¿Que factores influyen?

La sensación de calor no depende solo de la temperatura ambiente, depende también de otros factores como:

Todos estos factores se han de tener en cuenta para valorar la situación.

Efectos del calor

Los síntomas de la exposición a un ambiente caluroso pueden ser muy variados: exceso de sudoración y sensación de malestar; pérdida de fuerza; disminución del rendimiento, de la atención y de la capacidad de respuesta.

En situaciones extremas pueden llegar a experimentarse calambres y llegar a la pérdida de conciencia y muerte.

El calor y los tóxicos

La exposición a sustancias tóxicas (humos, vapores, etc.) en el lugar de trabajo se incrementa por la acción del calor:

El calor favorece la emisión de vapores de las sustancias volátiles, como los disolventes, así como su absorción por el organismo a través de la piel o por la respiración.

 

Control del calor

Medidas técnicas:

Medidas organizativas

Medidas de protección personal