LLEVARSE EL RIESGO A CASA


¿Dónde está el problema?

Los trabajadores/as pueden, si darse cuenta, llevar materias contaminantes a casa en su ropa de trabajo, su piel, pelo, herramientas y vehículos.

De esta forma los familiares quedan expuestos a estos contaminantes y pueden desarrollar enfermedades.

Esto ocurre, también, cuando la vivienda y el lugar de trabajo coinciden en el mismo edificio: viviendas con usos agrícolas y/o ganaderos, industrias y talleres familiares, etc.

Un caso aparte es el de la economía sumergida, cuando la vivienda se convierte en taller.

¿Cuál es el riesgo?

Es difícil saber qué tipo de contaminantes del lugar de trabajo tienen consecuencias para los miembros de la familia cuando se llevan a casa. Es seguro que son muchos.

No obstante, se conocen casos de enfermedades contraídas por familiares de trabajadores expuestos en su trabajo a las siguientes sustancias:

Medidas de prevención

En el trabajo:

En la casa: