RIESGO DE INFECCIÓN


Las INFECCIONES son enfermedades transmisibles originadas por la penetración en el organismo de microbios o gérmenes (virus, bacterias, hongos o parásitos).

¿Quién está en riesgo?

El riesgo de infección afecta de manera especial a colectivos como agricultores y ganaderos, personal sanitario, de laboratorio o de limpieza.

El hacinamiento y la falta de higiene en los locales de trabajo favorecen, también, la aparición de enfermedades infecciosas.

Es conocido el riesgo de tétanos en todos aquellos trabajos que entrañan la posibilidad de contaminación de heridas.

¿Cómo se contrae una infección?

El contagio puede ser directo (persona /persona) o indirecto a través de objetos o animales infectados. Las vías de entrada de los gérmenes son a través de la piel y mucosas, las vías respiratorias y la vía sexual.

Prevención

Las medidas de prevención y control deben adecuarse en cada caso al tipo de germen, a la fuente de infección y al modo de transmisión.

RECOMENDACIONES GENERALES:

  1. Sustituir cuando sea posible, los agentes peligrosos por agentes biológicos no nocivos o menos peligrosos.
  2. Evitar la proliferación de los gérmenes mediante control veterinario de los animales, control sanitario de pieles, lanas, pelos, etc.
  3. Evitar la exposición.
  4. Estar formado e informado sobre los riesgos específicos.
  5. Disponer vestuario y ropa adecuados y del tiempo necesario para el aseo personal.
  6. Vacunaciones.
  7. Notificar a la autoridad competente cualquier incidente relacionado con la aparición de enfermedades transmisibles de declaración obligatoria.

MEDIDAS ESPECÍFICAS:

Símbolo de peligro biológico