LOS DISOLVENTES


Los disolventes son sustancias que se utilizan en la industria, principalmente para quitar o disolver la grasa, aceite y suciedad, o también para diluir o portar otros materiales.

Son componentes de multitud de productos: pinturas, barnices, colas, pegamentos, decapantes, tintas, lacas, insecticidas, herbicidas, productos de limpieza y limpieza en seco entre otros.

Se estima que en torno a 10 millones de trabajadores estadounidenses y entre 1-2 millones de trabajadores alemanes están expuestos a disolventes.

Los disolventes pueden penetrar en el cuerpo por la inhalación de sus vapores, a través de la piel o por la boca (por contaminación de los alimentos, manos, cigarrillos etc.

Efectos en la salud

En general la exposición a disolventes orgánicos puede originar:

Efectos agudos: Irritación de la piel, ojos y vías respiratorias, dolores de cabeza, mareos, náuseas, cansancio, apatía e inconsciencia.

Efectos a largo plazo:

  1. Efectos cancerígenos: producen cánceres
  2. Efectos sobre la reproducción: sobre los óvulos y espermatozoides
  3. Efectos neurotóxicos: sobre el sistema nervioso
  4. Efectos sistémicos: Afectan sobre todo al riñón e hígado.

Los efectos inmediatos suelen desaparecer cuando cesa el contacto con la sustancia, pero la exposición a mantenida o elevada a disolventes tóxicos puede ocasionar efectos perjudiciales para la salud.

Medidas de control

  1. Siempre que sea posible hay que eliminar los disolventes peligrosos y sustituirlos por sustancias más seguras (como productos disueltos en agua) u otros procedimientos en lugar de usar disolventes.
  2. Si esto no es posible hay que intentar evitar el contacto con disolventes aislando el proceso o extrayendo los vapores mediante extracción localizada); y usando guantes, ropas de trabajo adecuadas, y mascarillas donde sea necesario. Las mascarillas deben probarse, tener un mantenimiento adecuado y los trabajadores que las usen deben ser informados sobre su correcto uso.
  3. El empresario debe asegurarse que los trabajadores conocen los disolventes que utilizan, y tienen acceso a las Hojas de Seguridad, que obligatoriamente tiene que suministrar el proveedor del producto.
  4. Los trabajadores deben ser informados sobre el uso seguro de los productos químicos peligrosos en el lugar de trabajo con anterioridad a su uso.
  5. El equipo protector suministrado debe ser apropiado al disolvente que está siendo utilizado, debe adaptarse adecuadamente a las características de quien lo utiliza y tiene un mantenimiento adecuado.

Nunca debes

Si se utilizan grandes cantidades de disolventes en el lugar de trabajo, los niveles de vapor deberían controlarse regularmente

La mayoría de los disolventes son combustibles y algunos emiten gas tóxico cuando se calientan. Los disolventes deben almacenarse en zonas seguras, frescas y separadas de otros productos químicos. No debe permitirse FUMAR cerca de disolventes.

Algunas usos frecuentes de los disolventes incluyen la fabricación de pintura, el pintado a mano y a pistola, la limpieza en seco, la colocación de fibras de aislamiento, la manufactura de muebles, en laboratorios, la limpieza de metales, productos farmacéuticos, imprentas, refrigeración y fabricación de adhesivos.