istas

El Consejo de Medio Ambiente aprueba REACH

El Consejo de Medio Ambiente de la Unión Europea aprueba el nuevo reglamento sobre Registro, Evaluación, Autorización y Control de Sustancias Químicas, REACH

Europa inicia una nueva etapa en el control de las sustancias químicas

Madrid, 18 de diciembre de 2006

Europa ha iniciado una nueva etapa en el control de las sustancias químicas después de que el Consejo de Medio Ambiente de la Unión Europea haya aprobado hoy el nuevo reglamento sobre Registro, Evaluación, Autorización y Control de Sustancias Químicas (REACH, en sus siglas en inglés). La nueva norma afecta a 30.000 sustancias de las más de 103.000 que se comercializan en Europa.

Comisiones Obreras considera que la nueva norma -que unifica la legislación existente sobre las sustancias químicas y que creará la Agencia de Seguridad Química- mejorará la salud laboral y la protección del medio ambiente y supondrá un avance significativo respecto a la situación actual en el control de las sustancias químicas.

La industria química ha conseguido una rebaja importante de las exigencias iniciales, cuando en 2001 se puso en marcha el proceso para la elaboración de una norma para el control, evaluación y autorización de sustancias químicas. Una vez que el Consejo de Medio Ambiente de la Unión Europea ha aprobado hoy el texto definitivo, la industria química debe comprometerse a aplicar la nueva norma y los distintos Estados de la Unión tienen la obligación de hacer que se cumpla.

Uno de los aspectos más positivos de la norma REACH, que entrará en vigor el próximo 1 de junio, es que introduce el principio de precaución y establece un marco para la sustitución de las sustancias más peligrosas en el caso de existir alternativas viables más seguras en el mercado. Además, se revierte la carga de la prueba, de modo que a partir de ahora serán los productores –y no la Administración- quienes tendrán que demostrar que una sustancia no es peligrosa ni supone una amenaza para la salud o el medio ambiente antes de ponerla en el mercado.

Aunque no sea vinculante legalmente, REACH establece que los productores e importadores de sustancias químicas  son los responsables de los daños que puedan ocasionar.

Las empresas que quieran producir o importar alguna de las sustancias presentes en el mercado europeo en cantidades superiores a las diez toneladas (unas 12.500) deberán realizar una evaluación de los riesgos para la salud y el medio ambiente, lo que implica la obligación de incluir un informe de seguridad química que presentarán a la hora de registrar la sustancia. Los Estados miembros y la Agencia de Seguridad Química revisarán las evaluaciones. Los usuarios, además, contarán a partir de ahora con más información sobre las sustancias químicas que utilizan.

Por primera vez, REACH establece un sistema que posibilita la sustitución de sustancias muy peligrosas. La eliminación efectiva de estas sustancias dependerá de los plazos que se fijen. Lo más probable es que sólo se sustituyan una veintena de sustancias al año y será necesario seguir el proceso de cerca para evitar que las industrias químicas afectadas lo obstaculicen.

En este capítulo es donde se ha producido uno de los recortes más importante respecto a la propuesta inicial, en la que se apostaba por no autorizar ninguna sustancia peligrosa que tuviese alternativas en el mercado. Deja la puerta abierta a mantener el uso de sustancias cancerígenas, mutágenas, tóxicas para la reproducción y bioacumulativas y los disruptores endocrinos, que afectan al sistema hormonal.

 
Enlace de la Biblioteca virtual de ISTASAspectos clave del nuevo Reglamento REACH
http://www.istas.net/descargas/Aspectos_clave_REACH.pdf
 
 
http://www.istas.net/web/index.asp?idpagina=2606